domingo, 17 de noviembre de 2013

¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseo linda nuez, cumpleaños feliz!

Llegó el frío acompañado de lluvia y mientras por la calle la gente va deprisa y escondida tras los paraguas, dentro de la librería Érase una  nuez se ha prendido el calor de los cuentos y la risa. Miguel,  pequeño y despierto, se va de la primera fila para buscar refugio en los brazos de mamá; le ha asaltado un miedo que sólo él conoce. Desde la seguridad del abrazo, poco a poco destierra el susto y vuelve a la historia y respira tranquilo cuando el pez Ramón termina bien su aventura.
Y yo, desde el cuento, me sorprendo una vez más de lo que despiertan las historias en los corazones y las cabezas de los pequeños que escuchan. En cada sesión son mis maestros y me siguen enriqueciendo con sus enseñanzas. ¡Gracias pequeños profes!






No hay comentarios:

Publicar un comentario