miércoles, 23 de octubre de 2013

¡Tres hurras por los papás y mamás que aún juegan, hip, hip...!

Una sonrisa sincera se me escapa por la comisura de los labios cuando me encuentro con papás y mamás que se sientan en el suelo y son capaces de jugar con complicidad infantil a recordar su juguete favorito.

¡Hay no un rayo sino una tormenta de esperanza! La palabra vive, se multiplica, viaja a la velocidad de la imaginación y dobla el brillo en la mirada de los adultos cuando escuchan cuento para niños.

Los niños no pararon de participar, con esa necesidad de gritar y decir alegre como grillo en noche de verano.

Un lujo de sesión en la Medioteca Centro de Arte de Alcobendas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario